El camposanto; de Gelman a Panero y Villoro

Muertos hay todo el tiempo, como esas estadísticas a que le asignas un número de vivos versus un número de muertos cada minuto, segundo, etcétera ( X número de muertos cada minuto en X país, por ejemplo). Una de las ventajas de la- llena de opiniones divididas- Wikipedia, es el factor de ir recapitulando los fallecimientos recientes. La página principal del portal incluye una sección dedicada exclusivamente a mostrar los descensos al día.

Otro factor que destaco (no me linchen por hablar de Wikipedia, en verdad creo que es enriquecedor y divertido leerla en ratos de ocio), es la manera en que algún anónimo o semi-anónimo del internet, actualiza y da estructura a los artículos, en caso de existirlos, de fallecidos recientes (Sí, donde aparece el “Este artículo se refiere o está relacionado con un fallecimiento reciente […] Por favor, no agregues datos especulativos y recuerda colocar referencias a fuentes fiables para dar más detalle”)

 Me ha ocurrido y, sé que no soy el único, que cuando me entero de una muerte vía Facebook o twitter, mi acción casi por inercia es la de googlear el artículo, reviso lentamente los primeros resultados, en caso de no hallar nada, utilizo la pestaña noticias buscando esclarecer la situación. Dejando de lado estos elementos, paso al tema fundamental de este texto, que ya posee un grado alto de tristeza:  las muertes recientes que impactan en el mundo de la cultura.

El 14 de enero falleció de causas naturales, a sus ochenta y tres años y en la ciudad de México, el poeta argentino Juan Gelman, de quien, otro gran escritor (que luego habría de alcanzarlo) dijo en alguna ocasión la rebotante frase: “ni siquiera soy el mejor poeta de mi barrio, que es Juan Gelman”.

Juan Gelman

Ocho días después, la media dio a conocer una triste noticia; el suicidio del poeta Marco Fonz que hizo el anuncio mediante mensajes privados a algunos conocidos en México, el poeta, nacido en el 65, se suicidó en la ciudad de Viña del Mar, en Chile.  La noticia impactó al mundo de artistas contemporáneos, más de dos amigos y contactos míos lo conocían y conmemoraban la tristeza de su muerte; algunos encabezados online rezaban “Los poetas todavía se suicidan”, fue terrible.

Este banner lo compartió Círculo de poesía respecto a Fonz

Este banner lo compartió Círculo de poesía respecto a Fonz

El 26 del mismo mes todo el país se detuvo con la sorprendente muerte de José Emilio Pacheco a sus 74, que, había recibido un golpe y tenía a más de uno  al pendiente en los medios de comunicación. Aquí es donde ese azar y coincidencia de la frase rebotante nos deja en el aire ¿Quién es el mejor poeta vivo del barrio donde vivían Gelman y Pacheco?

Dos días después, el 28, alguna media viral, conocidos y gente del medio cultural sorprenden con el fallecimiento de Sergio Loo, que en contraste con los difuntos anteriores (salvo Fonz que rozaba la mitad de siglo), era bastante joven, tenía 31 años a la hora de su muerte, aparentemente relacionada con el cáncer. El 30 de enero, un enero tildado de cruel con los escritores, termina su

JEP

JEP

jornada llevándose en Río de Janeiro y Madrid, respectivamente, a los poetas Donizete Galvão y Félix Grande. Recuerdo un mensaje del poeta Armando Alanís, avisándome de éstos últimos. Donizete y Félix fallecieron a los 58 y el segundo a los 76. Ayer, en un día sórdido y desesperante, quitándonos el hastío febreriano, y algunos (yo no tanto) fanáticos sollozando todavía por Paco de Lucía, abundó en la media la muerte de Leopoldo María Panero y de Luis Villoro, otros dos elementos icónicos en la cultura occidental. Panero murió a sus 65, al mero estilo maldito y Villoro pasando las nueve décadas de vida. Me encantaría poder extender o dedicarle más líneas a estos autores, algo que los relacionara más o enfatizara más su obra que su vida, o en este caso, su muerte. Cuando algunos conocidos hablaban de estos nombres icónicos, también hablaba que no era apropiado poner a Fonz, que era un “don nadie” (no son palabras mías, aclaro, pero tampoco me gustaría balconear al que lo comentó) al lado de un Gelman o un Pacheco. Sin embargo, esto nos demuestra que 2014 se seguirá llevando no ya poetas, sino seres humanos, algunos entrañables, algunos emblemáticos, otros no tan famosos. Algunos de maneras raras, tristes, violentas; es necesario y terrible decirlo: la gente muere, el tiempo cobra su cuota, de distintas maneras y formas. La muerte no distingue obra publicada.

Y aquí, Panero. Él sí le dolió a más de un colega mío,

Y aquí, Panero. Él sí le dolió a más de un colega mío,

Me encantaría también, no dejar a este gran panteón de personajes recién fallecidos sólo en cifras y fechas, sé que su obra seguirá haciendo eco, que se leerá más (porque esa es una condición del artista), sé que los que tuvieron una entrañable cercanía con aquellos, los homenajearán a su manera y a su forma… Sí, me encantaría, pero basta con ver la cantidad de “fallecidos en 2014” del portal Wikipedia, para darme cuenta que sí, todos sabemos que moriremos, todos sabíamos que morirían (los autores), lo que impacta es que sea tan de repente, y creo que con sólo enlistar (a algunos), basta para que usted, querido lector, los reviva, los busque, se informe de quiénes fueron. Y hablando de situaciones repentinas, cada que ocurre un fallecimiento, acabo remontándome a esa canción colombiana, compuesta por Nando Coba; la muerte me vino a buscá, y yo le dije: ¡carajo, respetá! Ayer la comunidad católica escuchó el famoso (y sincrético) “Memento homo, quia pulvis es et in pulverem reverteris” y yo prefiero mejor decir:

Que vivan nuestros muertos,

salud por nuestros vivos.

Actualización:

Sí, sumémosle a Gabriel García Márquez y a Emmanuel Carballo…

sumémosle a Carmen Alardín, la madre de todos nosotros…

sí, sumémoslos…

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s