Los monólogos de la vagina

1656196_603336299740856_1546743846_n

Orígenes

Fue en 1996, donde, se tiene registrado, comenzó ese convoy de voces y discursos en pro de los derechos de la mujer que bien intencionadamente fueron nombrados “Los monólogos de la vagina”. Eve Ensler, dramaturga y activista neoyorquina, empezó un proyecto nacido en charlas cotidianas con sus amigas, familiares y compañeras de trabajo, retomando todas las voces, todas las situaciones y plasmándolas en una cápsula titulada tal cual.

A casi dos décadas de su primer aparición, Los monólogos han sido representados, leídos, mencionados, en muchísimas partes del mundo; el proyecto inicial fue traduciéndose hasta ser un tema recurrente en los escenarios. Los Monólogsos de la Vagina

Vuelta de vágina

La Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, tiene una condición y una característica muy especial dentro de la materia en estudios sobre la mujer; posee entre sus recintos un organismo llamado el Centro Universitario de Estudios de Género (CUEG). Respecto a la misma, la facultad, existe esa condición que menciono, que no es otra sino la apreciable cantidad de mujeres estudiantes, estadísticamente (o al menos en una estadística burda mía) de siete a veinte alumnas por cada alumno. Ese debe ser un indicador bueno, el humanismo institucional, al menos en esta casa de estudios, le pertenece en gran parte a la mujer. Ahora bien, el día de ayer, doce de marzo del 2014, se presentó por primera vez, y esperando ser el parteaguas de muchas más, la obra “Los monólogos de la vagina”, dirigida (y una dirección sólo de instrucción y cohesión) por el maestro Marco Antonio Cárdenas, sin embargo, el cuerpo fuerte de la obra, la reivindicación y el producto final fue de, por y para las mujeres; nueve compañeras, amigas, colegas, fueron las encargadas de dar vida a la representación de la obra, adaptada y visualizada en una realidad regiomontana.

Se llevaron a cabo dos funciones, el póster no oficial estuvo rolando por redes sociales, el póster oficial apareció en los muros de la facultad, algunos volantes pequeños a 1/4 de cuartilla se veían dispersos, ocurrió entre voces; entrada libre, Auditorio Alfonso Rangel, dos funciones, una a mediodía, otra en punto de las 19:30.

P1000967

Tras bambalinas

Semanas antes tuve la oportunidad de ver el proceso de ensayos; miré a unas compañeras decididas, focalizadas, determinadas desde el inicio; miré a compañeras dispuestas a la adecuación y adaptación, así como la apropiación (me gustan esas tres “A´s”) de sus textos… ah, lo olvidaba; todas las interpeladas son estudiantes de la licenciatura en Letras mexicanas.

Crónica breve de sendas funciones

A las diez de la mañana se llamó para un ensayo final; todas estaban desde temprano repasando sus monólogos, el maestro revisaba algunos detalles de los micrófonos; fue una hermosa postal ver un auditorio con mis compañeras dispersas, cada una hablando a modo de diálogo interior, hablando consigo mismas, reproduciendo una y otra vez el monólogo, poniendo a prueba su memoria.

Quince minutos antes y a las afueras del auditorio, allí donde posan las imágenes de directores pasados, se apreciaba una enorme fila de alumnos y visitantes charlando, riendo, cuchicheando entre voces el sonido, ese sonido que produce al decir la palabra vagina.

P1000965

Los músicos bien atentos

Algunos detallitos de luz, alguna ambientación palomera del pianista, Gerardo Licón y el guitarrista Miguel Ángel Méndez, dos o tres detallitos más como el monitor, las sillas, el clima bien regulado y voilá, el recinto a reventar en menos de diez minutos. La primera llamada vino acompañada de mi gran amiga y compañera, Leslie, que leyó una frase de Rosario Castellanos:

“Si la mujer mexicana ha aparecido como una víctima, se debe a que ha sido cómplice de su verdugo. Y es a partir de este sitio de víctima en que la mujer se coloca para el aniquilamiento, desde donde tiene que empezar a hablarse de regeneración. La mujer tiene que asumir su calidad de persona humana, tiene que respetarse a sí misma, tiene que amarse, porque no se puede dar a otro lo que uno no ha empezado por darse a sí mismo”.

En la segunda, trajo consigo el grito inalienable, la voz tajante de LA feminista Simone de Beauvoir:

No se nace mujer: llega una a serlo. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino.

P1000874

Leslie presentando

La tercera llamada la incluyó con un poema de Bessy Reyna que pueden leer aquí, y listo, comienza la música, entran las vaginas, toman asiento y comienzan unas frases sobre el cómo se nombra a la vagina (“órgano reproductor… wey”). Comienza Larissa, su tema; la depilación. Un monólogo interesante, lleno de frases agridulces respecto a los parámetros estéticos que la falta de vello regulan, texto que tocaba temas interesantes como lo son las relaciones, ese injustificado “se revuelca con otras porque tú no lo satisfaces”, una actuación amena para fungir como primer monólogo.

Luego el turno de Martha, la tímida, la que personificaba a una mujer entrada en edad, cuidadosa con su discurso, de esos personajes introvertidos, personaje que le vino como anillo al dedo; uno de los textos más cómicos que, como temática, abordó el tema de la inundación, comparación y exageración retórica de la lubricación vaginal como respuesta a estímulos eróticos, su texto trajo y puso sobre la mesa un final contundente de “ahora me siento mejor de hablarlo con ustedes”, como rompiendo ese silencio tremendísimo, estigma de las mujeres, que es hablar de sí mismas.

P1000992

Larissa y Martha atentas

Karla, que portaba una diadema de cuernos, fue la que habló de ese tabú que existe al mirar la vagina, un monólogo ameno, lleno de comicidad, de situaciones graciosas que generaron explosiones de carcajadas en el auditorio (“y le dije: ¡pues aquí estoy!”).

Tania hizo por igual, un monólogo lleno de claroscuros, de tintes agridulces, de sonrisas y catarsis; una vagina a través de ese vehículo que es la memoria, representando filminas de momentos que quedaron guardados, situaciones que desde muy niña hicieron de la vagina, o mejor dicho “el chuchín”, una protagonista, un ambiente y un paraíso; Tania puso sobre la mesa esa reivindicación de la vagina como espacio para dar placer, para dar autoplacer. No quiero espoilear en caso de que no la haya visto usted, querido lector, sin embargo considero, es uno de los monólogos más contundentes.

P1000990

Karen

Karen continuó; quizás el monólogo más impactante, el más fuerte, el más poético (“Sobre piedras ¡Clítoris!, ¡Clítoris! Piedras”), el de tinte más sombrío, retrato de los estragos de las violaciones, de las vejaciones y el dolor; metáfora del cuerpo como pueblo y cómo se va convirtiendo en un sitio inhóspito, con tierra agrietada y estigmas en el piso.

El turno siguiente fue de Nancy, un monólogo nuevo para el cúmulo de testimonios de Eve Ensler, un monólogo que esta compañera se dio la libertad (bien lograda) de modificar, de plasmar, de esencializar, más que un monólogo, una reflexión que da en el clavo, que cuestiona los roles y las normas que la sociedad ha impuesto a la mujer.P1000995

Posteriormente pasó Daniela, uno de los monólogos de dotes histriónicos más apreciables; toda una joya, habló de la vagina enojada, un texto que rayando a la comicidad busca ese principio de placer de la mujer, un texto que provocó risas al por mayor, de esos que no abogan a ser un discurso panfletario hembrista, sino una revolución equidaria, de un cuerpo que merece y tiene derecho a estar en su comodidad. Daniela, destaco, se preparó bien encontrando una traducción y adaptación del texto original en inglés.

P1010002

Daniela

P1010023

Coral

Finalmente vino Coral, la de dar placer, la de los gemidos, la última participante que de igual forma, generó risas; aquí se hablaba y se retomaba el tema del sexoservicio, del gemido y la no represión a una sexualidad con búsqueda no sólo reproductiva sino con fines placenteros; quizás el monólogo más lúdico, más interactivo, un excelente broche para una función.

En el caso de la primer función, se abrió foro para discusiones y charlas, en la tarde se limitaron las participantes a evidenciar sus puntos de vista y experiencias con sus textos; Leslie, mi compañera querida, leyó un ensayo de tres cuartillas que bien hizo el repaso de la historia del feminismo y la liberación de la mujer.

Dos funciones, recintos llenos, esto debe decirnos algo, algo bueno, esto debe decirnos que no sólo por haber estado a un par de días del 8 de marzo, se deban hacer este tipo de representaciones, no, esto debe decirnos más, debe decirnos del rostro de las muchísimas alumnas en la facultad, de las maestras, de los alumnos y maestros, de todas las personas que asistieron y que en ellos, esta representación, despertó algo… eso debe decirnos bastante.

Ahora bien, es justo mencionar que este evento debe ser el primero de muchos, que este evento debe expandirse en esta sociedad regiomontana, que este evento de las alumnas para las y los alumnos, debe exteriorizarse, debe generar diálogo y charla para que esa palabra… vagina, no sea nunca más, vista como un tabú y para que, aunque el camino sea largo, aunque el proceso sea extenso, todas y todos busquemos elaborar una equidad de género y vivamos en una sociedad en donde el machismo sea sólo un vestigio del pasado.P1010035

Datos de producción:

Actuaciones:

  • Karen Alejandra Santos
  •  Coral Rodríguez
  •  Larissa Villarreal
  •  Daniela Saucedo Garza
  •  Tania Patricia Martínez
  • Karla Andrea Purata
  • Nancy Esther Vázquez
  •  Martha Maltos

Moderadora y presentadora:

  • Leslie Lima

Dirección:

  • Marco Antonio Cárdenas

Música:

  • Gerardo Licón
  • Miguel Ángel Méndez

Imagen y vestuario:

  • Alejandra Camacho

Presentada el 12 de marzo de 2014, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León; organizada por las alumnas del Colegio de Letras Mexicanas.P1000958

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s