Estampas del Conell XII Puebla: Palabras en el tiempo

Comienzo

Las palabras se derretían, viscosas iban descendiendo en los carteles y programas que anunciaban un evento del 7 al 11 de abril. La delegación Monterrey, conformada por cuatro participantes (tres ponentes y un creador literario), arribó la tarde del domingo seis.

El aeropuerto Poblano soplaba enérgicos vientos y a lo lejos, el Popocatépetl, ese gigante, como ojo panóptico divisaba los alrededores. Después de un exhaustivo viaje de dos horas por avión de Noreste a Centro, y después de una hora y fracción más del aeropuerto al centro de la ciudad, llegamos a un hotel ubicado, cabalísticamente, entre la cuatro norte y cuatro oriente.

Apuntes

Ciudad Juárez llegó en algún momento de la madrugada del lunes, Aguascalientes llegó durante esa misma mañana junto a los zacatecanos que soportaron un viaje con más horas de las previstas. Toluca entraría en el transcurso del día; Delegación Guerrero, puntuales, listos para la presentación de una de sus primeras mesas. Como una Babel con personalidades de todas las latitudes y altitudes de este país que es México, con seres humanos, jóvenes humanistas, lectores, lingüistas, preparándose para un par de días poblados de enriquecimiento, conocimiento, diálogos, exposición.

Ingresaban, algunos confundidos, pagaban su registro y obtenían un gafete en donde se les pedía colocar su nombre y el rubro en que participaban; afinando detalles; que el programa tuvo estos cambios, que aquí ya vamos a comenzar; que el micrófono aún no está listo; que apagar el ventilador hará que el audio suene mejor; arrancó el banderazo y las mesas se fueron poblando de estudiantes de diversos puntos cardinales; sonrisas de rostros conocidos coincidían. La semana surgió, pasó, persistió; las palabras rodaron, se untaron en las yemas de los dedos de todos; saqué algunas estampas, algunas que he podido rescatar:

Estampas sin orden (se me han reburujado en la maleta), llévate la que quieras.

*El zócalo de Puebla.

*Tacos árabes: 2×10

*Un río de gente en éxodo rumbo al puente de Ovando.

*Dos delegados de Puebla; un muchacho moreno, de voz grave y aire de seguridad disimulando las ojeras y presiones; una chica aperlada, bellísima, de igual forma sobreponiendo ojeras, falta de sueño y cansancio con una sonrisa.

* Un mar de zacatecanos; potencia nacional en asistentes.

*Un grupo tocando en el A go go; uno de ellos tocando una quijada de burro, o caballo, o vaca. Arriba, en un peldaño de madera, varios músicos bailando el zapateado.

* El Paraninfo, ese sitio tan misterioso, tan rústico, tan lleno de vida.

* Como en la Biblia, reinterpretando el versículo del génesis –se hizo la luz– una Profética, sala de lectura, con un botón abriendo el techo y dejando pasar los rayos del sol.

*Una muchacha con penacho, bellísima diosa azteca; un muchacho con cicatriz de obsidiana ardiendo sobre su pecho: bailando danzas ceremoniales y allá a lo lejos, el cerro de los Remedios.

* El rostro de un muchacho de Colima, al encontrarse con más de una decena de personas aguardando una junta de Delegados.

*Una zacatecana que se escapó a Distrito Federal.

*Muchachos de distintos lados de la república, arriba de parte de la pirámide, mirando el descenso de los voladores de Papantla.

*Dos personas hablando de iCarly en un asiento de un autobús tupido de gente, desde Cholula al centro de Puebla.

*Una muchacha, contenta, hablando de su amor por la To. literaria y de lo curioso que era hablar de un congreso en un congreso (No estáis solos).

*Una muchacha con rasgos varoniles, con apariencia andrógina pero un porte sensual, fumando.

* El ruido de una canica cayendo; alguien local afirmando que son chaneques.

* Una mesa en donde una ponencia tenía un nombre kilométrico y hablaba de la hermenéutica aplicada a una campaña publicitaria: el rostro del moderador, su semblante al decir que no había tiempo para preguntas.

* Ese cerro con un túnel debajo (¿se dice abajo o debajo?) y una iglesia arriba.

* Un muchacho con el cabello muy corto, haciendo entrevistas a distintas personas.

*Un brasileño con todo el cotorreinho.

*Una chica (bellísima) con labios gruesos y braquets, presentando libros sin texto.

*Una muchacha hermosa (quizás de Michoacán), alta, de buena vista, robándose suspiros y miradas.

* Algunos chicos y chicas de Toluca bebiendo y riendo; tres o cuatro caguamas de León sin terminar, la noche tampoco.

* Un muchacho trigueño, cabello largo y su guitarra.

* Un chileno cuyas respuestas eran tan complejas que la figura de un Paraninfo, tan barroco, distraía a los perdedizos.

* Una explanada llena de vendedores de libros y dos músicos tocando la jarana; frente a ellos, cinco o seis jóvenes intentando hacer el zapateado.

* Un muchacho con una bolsa llena de libros para obsequiar y el fin de sus actividades en una carta.

* Una mushasha leyendo, sin detenerse aunque el micrófono fallara, dominando el escenario y pronunciando la ch como sh.

*La sonrisa de una guanajuatense (¿pa´ dónde? ¿pa´ dónde?).

*Un perrito que rondaba entre las sillas, sin el menor temor de nadar en una sopa de letras.

*Las memelas.

*Gente bailando para quitarse el frío en Cholula.

*El palomazo improvisado al final de una tertulia.

*Un poeta, quizás el único en todo el congreso, al que le dieron un ramo de flores.

*Una chica pelirroja de vestido negro diciendo a todos los que veía: sigue el Karuzo.

* Una shisha compartida para el pueblo.

*Esas siestas de 20 minutos que duran 2 hrs.

* El presentador del Slam, aún con tomatazos verbales, aún con la presión de un cúmulo de extraños, dando su cien por ciento.

* Los ojos de una hidrocálida (o aguascalientense), también sus pecas.

* Algunas fotos reinterpretando a Macario.

* El que alguna vez presentó un Slam y ahora lo ganó.

* Un poeta apolíneo, leyendo su obra que se vendía a cien pesos; y algunas chicas, sonrojadas que fueron a pedirle su firma.

* Una protesta por la calle Palafox…

* Una toluqueña diciendo: ¿neta?

* Monterrey y Ciudad Juárez, comiendo pizza en su última cena juntos.

* Celso Piña sonando a través de los dedos de unos DJ´s, Monterrey presente.

* El mole poblano en Santa Ana Xalmimilulco.

* Una chilanga “tímida y así”

*Un chico triste por haber perdido su celular.

* Una tijuanense abrazando con muchísima energía.

*Para todo mal… mezcal; para todo bien… también.

* El semblante de una señora cada que alguna botella era quebrada en el Oasis.

*Un muchacho con peluca y corsé.

*La ausencia de un cadáver exquisito.

*Una poblana con el cuerpo lleno de firmas.

* Un chico sacándose el celular de la bragueta.

*Ese norteño que no fue.

* Una muchacha morenita con un pin que decía algo así como: Me siento muy bien, pregúnteme cómo.

* Barcelona vs. Atlético de Madrid.

* El tatuaje sobre la ceja de una Disc Jockey.

*Ese queretano y su respuesta a una plática de borrachos.

* El perfórmance del cuchillo y anular la vida que pudo haber sido.

* Una poblana de nombre Málenny, fungiendo como guía turística… regresando a su casa (del otro extremo de la ciudad), con los pies cansados pero con una sonrisa.

* Dos zacatecanas contando la historia de su proyecto de radio.

* Una regia buscando dónde consultar su dolor de garganta.

* El cabello rojo de una sinaloense que hizo que olvidara mis preocupaciones y me pusiera a bailar.

*Panditas y vodka que se convirtieron en un encierro.

* Los libros de obsequio.

*Un filósofo y esas pláticas sobre Nüremberg.

* Un muchacho barbón respondiendo al teléfono en plena lectura.

y sobretodo

* Ese abrazo que significa hasta pronto.

 

10259866_701180953273331_1227083589354880351_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s