I Can’t Believe It’s Not An Anecdotic poem! – Míkel F. Deltoya

escanear0015

Geroca

I Can’t Believe It’s Not An Anecdotic poem! 

A Kevin Pellegrini

La primaveravez  que fui a un téibol
Eveleen bailó She rides
y con una sonrisa improfana
arrojó hielo sobre la espalda
de un oficinista jarioso;
Todo el departamento de ventas
de cualquier empresa
le aplaudió hasta que sus palmas
quedaron llenas de ampollas
y quemaduras de tercer grado.

Años luego, la segunda vez que volví,
Melimar bailó Labios rotos
en el escenario;
sólo recibió un mísero one tip dollar,
-billetito cultural no negociable-
mío
y esta currency del monde nocturne
fue una luciernaguita
en su noche turbia
pero el resto de la madrugada
se quedó en un rincón en espera
de que alguien le invitara agua con colorante
un tabaco,
que alguien la contratara por honorarios.

La tercera vez, el ejército del alfabeto
y vuestro humilde servidor
fuimos a la Comida China
(que, oh no, para nada era carne de perro)
y Lupita Enchant voló por la bóveda celeste
bailando Cherry lips.

La vida es un téiboldens,
si no consumes, te expulsan
y si añoras un paraíso
en vez de un tugurio ominoso
debes pagar,
jugártela,
reconsiderar, olvidar tus penas
acaecer, mentir.

Cuando muera,
y me vayan a enterrar:
Eveleen, Melimar y Lupita Enchant
me darán como propina
un puñado de tierra
mientras la esposa que aún no tengo
enjuagará con lágrimas
la bandera desértica que cubrirá mi cajón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s