Personas

CINCO CADÁVERES EXQUISITOS

 

Los siguientes textos fueron elaborados de manera colectiva por los poco menos de 150 alumnos de la materia de Literatura que tuve este semestre en la Preparatoria 3 UANL. La instrucción fue redactar -sin saber lo que escribían los demás- un verso, fragmento, pensamiento, o lo que fuera que quisieran escribir alrededor de dos temáticas: amor/desamor o vida/muerte. En sus redacciones hallamos recortes de canciones de distintos géneros que les gustan, uno que otro pastiche, alguna apropiación y sobre todo, alumnos que entre la voz del anonimato nos entregaron un poema colectivo donde expresaron su pensar. He aquí sus textos:

 

MORITURI TE SALUTANT  (ALUMNOS DEL GRUPO 309)

La belleza y la muerte son dos cosas profundas
La muerte llega cuando la vida se acaba.
El amor dura y todo es color rosa, acaba y todo es color muerte,
la muerte llega cuando ya has vivido demasiado.
Desde tu partida yo no me siento con vida porque perdí al ángel que en las noches a mí me cuida.
Arrancaste mi corazón como un trozo de papel.
Llueve cuando ella llora, el sol sale cuando ella sonríe, pero el fuego sigue estando.
En la vida la corriente te lleva hacia la muerte,
la vida que llevo me conduce al infierno.
Por qué se fue, por qué murió, por qué el señor me la quitó…
Por qué se fue, por qué murió, por qué el señor me la quitó…
Soy vida y soy muerte, huye que te coge la muerte.
La muerte es tan bella que nadie ha regresado de ella.
Ojalá que te mueras, que todo tu mundo se vaya al infierno.
A tu lado camino sin tocar el suelo
La pelona no perdona,
nadie escapa de la pelona.

Quiero pertenecer a la nada, cada suspiro me vaciaba más, temblar de frío, abrigarme un poco más. Quise volver a ser quien era cada momento que pasaba y soñaba. No había porqué; el ala rompiendo – y sonaba cada vez menos, y justo cuando todo estaba quieto más se convierte en más, cojo aire y camino nuevo.
No hay mejor muestra de cariño que quien da la vida por sus amigos.
Voy por todo y si yo no estoy aquí para caer, pero pa´ lo que vale la pena es que estoy listo para jugar el resto de mi vida.
Para mí la vida es un juego, y la muerte una ganancia.
Eres eso que me mata y me mantiene viva.
A Dios rogando y con los guantes dando.

 

 

EFECTOS Y SÍNTOMAS DEL AMOR  (ALUMNOS DEL GRUPO 310)

Alguna vez caeremos tontos por alguien.
Creo que nadie se merece esa sensación de duda, por saber si le quieren o ya no.
A ti sólo te alcanzó para quererme cuando yo te amaba y lo que pensé que era nuestro sólo fue mío.
Hace varios meses que el invierno terminó, pero los días siguen siendo cortos, como tu cabellera el día que te conocí.
Más allá de la percepción humana encontré algo que me dejó completamente ciego, lo llaman amor pero no creo que sea eso.
¿Qué sabes tú? inocente y distraída, que juegas a ser grande, me miras y me retas, llegas a la conclusión de que el amor no es para todos.
Si tú eres luna, quisiera ser el sol
para hacer u eclipse completo de amor.
Anduve en Francia, anduve en Perú
tuve mil novios
pero ninguno como tú.
Todo el mundo viene con cicatrices, pero puedes amarlos igual.
Te dije que no era perfecto, me dijiste lo mismo.
Sólo espero un rayo de luna, que ilumine nuestro amor.
El amor no es aquello que queremos sentir, sino lo que sin querer sentimos.
Yo no sé si te quiero, sólo sé que sin ti no vivo,
si nunca va a amanecer
espero que estés tú para poder fundir en uno estos dos espíritus.
Es algo que no se explica… sólo se siente, se vive
por una sonrisa un mundo / por una mirada un cielo/ por un beso yo no sé / qué te diera por un beso.
No sé si eres el amor de mi vida, pero sé que eres la persona de mis momentos felices.
Más bello parecéis que aquel que os mira.

Tu sonrisa se convierte en risa, y hace que me moje como la brisa.

Me duele
no puedo dejar de verte
no puedo dejar de amarte
pero lo que más me hiere
es no poder dejar de perderte

A veces te miro y a veces no, para siempre estás en mi corazón.

Amar duele, pero es un dolor adictivo que te asesina el alma lentamente, pero que en un segundo vuelve a renacer.
Duermo poco, sueño mucho.
Cuando te veo parezco parabrisas, detrás de un lado a otro y todo por tu sonrisa.

¿Qué es el amor?

 

HÍPERMUERTE (ALUMNOS DEL GRUPO 311)

Nunca se sabe cuándo va a llegar, sin avisar así que hay que disfrutar
Tarde o temprano, la muerte llegará y nos llevará.
Si te toca te toca, la muerte no perdona : P
La muerte te llega cuando tú menos lo esperas.
Cada instante de la vida es un paso hacia la muerte.
No le temas tanto a la muerte, sino a una vida inadecuada.
“Dormimos y despertamos, cumplimos lo que soñamos, a la vida venimos y de la vida nos vamos”
La muerte es una vida vivida, la vida es una muerte que viene…
la muerte no es más que un cambio de visión.
“No se muere quien se va, sólo se muere el que se olvida, al fin y al cabo la muerte va tan segura de ganar, y de ventaja te da una vida”
En esta vida lo único seguro es la muerte…
Todos nacimos para morir
Tú peor enemigo es la muerte
Nadie se salva de la muerte
Nací, crecí y moriré solo
Un buen día para morir…
La belleza y la muerte son dos cosas profundas,
vive la vida, tiempo después de la muerte hay mucho.
La muerte suele llegar inesperadamente cuando menos la quieres…
Aquella que nos toca cuando pagamos todos nuestros errores.

 

 

NOCTURNO DESASOSIEGO (ALUMNOS DEL GRUPO 312)

La clave de la felicidad es el amor.
Sin el amor en la vida, se puede llegar a la muerte…
amar es una forma discreta de morir
En la guerra y en el amor todo se vale.

Yo vi la luz entre las sombras más oscuras, yo vi la muerte y la besé, viajé por el mundo y yo regresé…
Cuando pienso en ti & en lo que perdí, quisiera evitar haberme permitido amarte… para perderte.
Cuando pierdes al amor de tu vida, no importa si tienes 15, 39, u 80 años. Eso dolerá por el resto de tu vida. El corazón nunca se salvará de tener una cicatriz.
“Todo el mundo debería tener un amor verdadero y debería durar como mínimo toda la vida”
Antes de pensar en alguien, pienso en ti… incluso primero antes que en mí…
el amor es una magia, una simple fantasía.
El amor es lo más bonito de la vida…
fui el primero, corazón, en darte un beso
Es tan fácil para ti decir adiós, nunca mencionar un perdón.
El amor es como el sol, brilla, como su corazón,
lo que se acaba da comienzo a algo nuevo…
lo que se repite corre el riesgo de volverse vicio.
“Encuentra a alguien que ame más tu alma que tu cuerpo”
No hay camino difícil cuando estamos juntos tú y yo.
La pareja perfecta no es aquella que no tiene problemas, sino la que los supera juntos.
A veces ya no sé qué hacer contigo, pero tampoco sé qué hacer sin ti.
Dame una buena razón para vivir en tu corazón, que late mis sonrisas.

 

 

OH, DESEO (ALUMNOS DEL GRUPO 313)

El amor se siente como cuando comes tu comida favorita,
cuando te pierdes en la cárcel de su mirada,
no se mide en géneros, el amor está en el brillo de su mirada,
como un sueño del que ya no quieres despertar y una fantasía que no quieres dejar, así es el amor,
con los pies en la tierra y mi corazón en tus manos.
Tantas veces te soñé, pero cuando desperté me decepcioné…
El tiempo no cura nada, por más que recuerdo tu mirada, sigo llorando, por tus palabras, pues de amarte ya estoy cansada.
Te esperé tanto tiempo que ya no sé si te quiero
Cuando llegaste pude ver tus ojos brillar
Yo soy la vida que ya tengo, tú eres la vida que me falta
Te volveré a ver para recordar que te amé con toda el alma
Unos quieren usarte, otros ser usados
Al final del día cada quién se mata a su manera,
hemos olvidado que para amar de verdad es aceptar a la flor con todo y con espinas.
Me prometiste que en las buenas y en las malas me darías tu calor.
Pero es tan corto el amor y tan largo el olvido
El cielo es un vacío, comparado con mi corazón al saber que te has ido…
Echarle agua a la botella de shampoo vacía es como volver con tu ex, puede funcionar pero nunca va a volver a ser igual : P
Tu amor solo me ha traído lágrimas.
El amor es tu mejor compañía, junto con la alegría forman parte de tu vida.
Mi vida es bella, pero sin “b”
Y aunque no éramos nada, fuimos poesía de vez en cuándo ♥
Te amo porque sí, y no a causa de…
es tan lindo saber que usted existe
Te soy fiel sin conocerte, cariño…

Esto del romanticismo a mí no se me da.

Anuncios

Nérvinson, my shadow

Sin título

“A Nérvinson Machado le han salido laceraciones en el cuerpo,

ciudades plagadas de hongos con forma de letras,

países hambrientos con el hígado hinchado

 –nadie le dijo que la muerte era un iceberg desde donde se tocaba el infierno –

hasta formar una noche.”

Fragmento de La noche latinoamericana (El Quirófano, Ediciones, 2012)

La primera cosa que pensé de Nérvinson Machado fue – este vato tiene un nombre único- ¡es en serio! único, irrepetible, minimalista como la dirección de correo electrónico en que puedes contactarlo. Como si fuese la única persona sobre la tierra que se llama así.

Escuché de él por primera vez, allá en el 2011, cuando dio una plática en algún evento del Tec de Monterrey, yo no asistí, pero me causó interés el hecho de que un autor venezolano anduviera en estos lares. Tiempo después me vine enterando del proyecto de La regia cartonera, mismo que comparte con la escritora y editora Laura Fernández. Quién diría que aquel desconocido acabaría convirtiéndose en alguien a quien aprecio mucho.

Un domingo, hace tres años (ya no me acuerdo qué día), Nérvinson encabezaba un micrófono abierto en el corredor cultural de Barrio Antiguo. Regalaba un título de aquella editorial artesanal con la condición de pasar y leer algo de cualquiera de los libros que estaban sobre una mesita; tomé el de Nunca tuve la vocación de Anna Karenina de Marisol Vera Guerra, leí en voz alta algunos fragmentos y aproveché para recitar otros tantos de lo que yo tenía escrito en aquel entonces.

De ese día, me queda la imagen de un Nérvinson paciente, con una mirada en la que hallaba un reflejo; sentimientos encontrados por estar lejos de una ciudad a la que quiere uno y odia uno tanto, al mismo tiempo. Era la mirada de un viajero, de un trotamundos.

Leí Dub-sar el mismo año en que salió; ese libro de poemas, amarillo, llamativo, me dijo tanto, tantísimo sobre quién era Nérvinson Machado y sobre quién, además, era yo. Habría que ponernos a pensar sobre la escritura, sobre cuánto tiempo ha pasado desde que un dios la inventó. Nérvinson era una imagen mental, un- todavía- conocido que me remontaba a una mágica Sudamérica. Un venezolano en el noreste chichimeca. Y sin embargo, no era suficiente el topármelo en el Gargantúa´s, haciendo tiempo, bebiendo una cerveza, callado, esperando que abrieran ese nido posmoderno al que nombraron Chac Mool, para darme cuenta que Nérvinson era un solitario acompañado, de esos que vagan por las noches en el centro a dialogar con su soledad, con el azar, y luego regresar a su hogar, un hogar temporal, para acariciar a sus mascotas, unas mascotas para siempre.

Me le quedaba viendo, en ese entonces no nos cotorreábamos tanto, si quiera había un aire de respeto solemne (¡puaj!), cuando nos lo topábamos en el Mool y compartíamos unas copas entendía que Nérvinson es de esas personas de la que puedes aprender demasiado; llegué a envidiarlo tanto por su enorme conocimiento sobre temas variados, sobre literatura y crítica, por su posición de lobo solitario en la selva regiomontana, por su variada biblioteca personal.

Una noche, luego de uno de los mejorcitos slams que tuvimos, Nérvinson, Montesinos, Borges, esa triada que jamás olvidaré, compartió con nosotros unas cheves en el techo del Mool. Caray, platicamos sobre tanto, que muchas de las enseñanzas (si pudiéramos nombrarlas así) todavía rebotan en mi cabeza calva. Esa tarde me fui en el taxi con ellos, me sentía pequeñísimo entre sus mercedes y pensaba en que así, tal cual ellos, me veré a mí mismo en no muchos años.

Total, fruto de esa noche de poetas, meses después salió Voces de Emergencia: Poesía Joven desde el Asfalto, la primer antología en la que aparecí, y qué cosas, con otros poetas, amigos míos a quien aprecio montones. Con esto quiero decir que Nérvinson, fuera de asumir un compromiso o un interés con nosotros los- ahora- jóvenes, desde que llegó a Monterrey, ha luchado a capa y espada por mover los reflectores de lugar, de espacio, de tiempo, por dirigirlos a nosotros, comprendiendo los hilos que controlan a las instituciones, haciendo una crítica contundente sin alejarse demasiado de la ironía, el sarcasmo y a veces lo explícito. Dentro de esa pugna, pues, ya con la lectura de La noche latinoamericana supe que le debo a Nérvinson mucho más de lo que varias noches de cerveza en su estudio cuestan. Le debo pedazos de palabras, le debo el que haya puesto apenas algunas antorchas para ayudarme a encontrar mi camino y mi menester literario.

Nérvinson es un migrante, un viajero nato, cosmopolita, reloj de arena. Una noche regiomontana estábamos en el primer piso del Chac, Zermeño, Nerv y yo, a metros de la rockola, le pregunté ¿Qué seguía después de Monterrey?, me dijo que no pensaba quedarse aquí mucho tiempo, que sabía que tarde o temprano debería mudarse. Creo que para aquella noche, aún no se terminaba de encantar con el Itsmo, pero juro que en ese instante veía muy lejano el hecho de que se fuera- va a volver seguido, sí- de estos lares norestenses.

Veinte catorce ha sido un año donde pude, y en donde se me hizo común, topármelo; coincidir y ayudarle en la UANLeer, echarle la mano cuidando su departamento (incluidos los libros y las Chalupas), presentar juntos alguna antología, tenerlo de jurando en más de un slam, etcétera.

Y luego adentrarme en una lectura exhaustiva de los dos únicos textos suyos que tengo y después darme cuenta que hay mucho (qué pretencioso he de sonar) de Nérvinson en mi poesía (¡en la reciente!, mi pana, no en los textetes de los que antes ya, recibía mucho carro).

Lo miro, a veces con los lentes triturados por el chalupazo del tiempo, con dos o tres canitas, lo veo con chorromil kilos menos, o escalando muros de piedra- quizás imaginando que son los sagrados recintos arquitectónicos jordanos-, con esos tatoos transgresivos, miro el brillo de sus ojos cuando recuerda las épocas en Chile, su inicio al pänk. Miro y escucho cómo su garganta se quiebra cuando recuerda aquel suceso triste venezolano, la cercanía/lejanía, la sensibilidad para la muerte, o la facilidad disimulada con la que nos lo cuenta, a nosotros, los muchachos, y se contiene el muro de arena que es su corazón para no estallar.

Lo miro, a Nérvinson y no puedo, sinceramente no puedo escribir algo sobre él (ya tú me dirás qué opinas de estas impro-espontáneo-visadas palabras, mi pana) sin sentir un nudo en la garganta y algo al borde del llanto. El caso es que se va muy pronto, más pronto de lo que antes, en este vertiginoso mundo que es Monterrey, me pude haber imaginado.

No sé, ahorita se me ocurre ponerme a pensar en quién ha escrito sobre Nérvinson sin recurrir a hablar de lo que ha hecho con cartón y arena en el noreste; no seamos reduccionistas, Nérvinson ha hecho demasiado (quizás sin quererlo) por mí, por nosotros. Ennegrezco “nosotros” porque sé que Nérvinson, y yo, y los demás de “nosotros” sabemos quiénes somos y lo mucho que ha hecho pro nobis.

Lobo viajero, trotamundos, sombra migrante, rompecabezas. Nérvinson, habremos de extrañarte mucho, todos acá, amigos y enemigos. Al paso del tiempo, mi pana, te abrazo como el gran amigo que he tenido, con quien nosotros hemos compartido tantas copas y tantas buenas charlas, con quien hemos compartido carcajadas y risas, y el rebane. Sí… somos puños.

Lo único que me queda decirte, mi amigo, es que envidio – así como he envidiado tu conocimiento, aquel que has construido en casi cuatro décadas de viajes y lecturas-, envidio a Chiapas, porque entre las mil cosas buenas, la indiscutible cantidad de cosas que hay que ver allá, el exotismo y la rebelión, entre todo lo que posee aquel lugar, no conforme, te ha encantado y ahora, cada vez más pronto te vas. Te tendrá y sé que en una reciprocidad se aprovecharán, tú, Chiapas, las Chalupas y la escritura. Sé que allá producirás grandes obras que pronto tendremos nosotros y que adquirirás nuevos conocimientos que desde luego no te quedarás únicamente para ti, sino que condensarás, sino que compartirás. Creo que no hay mucho qué decir, supongo que por alguna condición innata de viajeros, algo, alguien, alguna cosa me acabará de contar que a Nérvinson Machado y a mí nos han guardado en el mismo sitio…

Mi hermano, mi amigo, Nérvinson, my shadow, mi pana, Monterrey te echará mucho de menos y, como a todo lugar al que has ido, te espera de nuevo.

Buen viaje…

… y hasta muy pronto,

así como tú, mi amigo,

yo también soy un monstruo de Frankenstein, a mí también me hicieron con pedazos de países muertos.

te saluda,

Míkel.

Los monólogos de la vagina

1656196_603336299740856_1546743846_n

Orígenes

Fue en 1996, donde, se tiene registrado, comenzó ese convoy de voces y discursos en pro de los derechos de la mujer que bien intencionadamente fueron nombrados “Los monólogos de la vagina”. Eve Ensler, dramaturga y activista neoyorquina, empezó un proyecto nacido en charlas cotidianas con sus amigas, familiares y compañeras de trabajo, retomando todas las voces, todas las situaciones y plasmándolas en una cápsula titulada tal cual.

A casi dos décadas de su primer aparición, Los monólogos han sido representados, leídos, mencionados, en muchísimas partes del mundo; el proyecto inicial fue traduciéndose hasta ser un tema recurrente en los escenarios. Los Monólogsos de la Vagina

Vuelta de vágina

La Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, tiene una condición y una característica muy especial dentro de la materia en estudios sobre la mujer; posee entre sus recintos un organismo llamado el Centro Universitario de Estudios de Género (CUEG). Respecto a la misma, la facultad, existe esa condición que menciono, que no es otra sino la apreciable cantidad de mujeres estudiantes, estadísticamente (o al menos en una estadística burda mía) de siete a veinte alumnas por cada alumno. Ese debe ser un indicador bueno, el humanismo institucional, al menos en esta casa de estudios, le pertenece en gran parte a la mujer. Ahora bien, el día de ayer, doce de marzo del 2014, se presentó por primera vez, y esperando ser el parteaguas de muchas más, la obra “Los monólogos de la vagina”, dirigida (y una dirección sólo de instrucción y cohesión) por el maestro Marco Antonio Cárdenas, sin embargo, el cuerpo fuerte de la obra, la reivindicación y el producto final fue de, por y para las mujeres; nueve compañeras, amigas, colegas, fueron las encargadas de dar vida a la representación de la obra, adaptada y visualizada en una realidad regiomontana.

Se llevaron a cabo dos funciones, el póster no oficial estuvo rolando por redes sociales, el póster oficial apareció en los muros de la facultad, algunos volantes pequeños a 1/4 de cuartilla se veían dispersos, ocurrió entre voces; entrada libre, Auditorio Alfonso Rangel, dos funciones, una a mediodía, otra en punto de las 19:30.

P1000967

Tras bambalinas

Semanas antes tuve la oportunidad de ver el proceso de ensayos; miré a unas compañeras decididas, focalizadas, determinadas desde el inicio; miré a compañeras dispuestas a la adecuación y adaptación, así como la apropiación (me gustan esas tres “A´s”) de sus textos… ah, lo olvidaba; todas las interpeladas son estudiantes de la licenciatura en Letras mexicanas.

Crónica breve de sendas funciones

A las diez de la mañana se llamó para un ensayo final; todas estaban desde temprano repasando sus monólogos, el maestro revisaba algunos detalles de los micrófonos; fue una hermosa postal ver un auditorio con mis compañeras dispersas, cada una hablando a modo de diálogo interior, hablando consigo mismas, reproduciendo una y otra vez el monólogo, poniendo a prueba su memoria.

Quince minutos antes y a las afueras del auditorio, allí donde posan las imágenes de directores pasados, se apreciaba una enorme fila de alumnos y visitantes charlando, riendo, cuchicheando entre voces el sonido, ese sonido que produce al decir la palabra vagina.

P1000965

Los músicos bien atentos

Algunos detallitos de luz, alguna ambientación palomera del pianista, Gerardo Licón y el guitarrista Miguel Ángel Méndez, dos o tres detallitos más como el monitor, las sillas, el clima bien regulado y voilá, el recinto a reventar en menos de diez minutos. La primera llamada vino acompañada de mi gran amiga y compañera, Leslie, que leyó una frase de Rosario Castellanos:

“Si la mujer mexicana ha aparecido como una víctima, se debe a que ha sido cómplice de su verdugo. Y es a partir de este sitio de víctima en que la mujer se coloca para el aniquilamiento, desde donde tiene que empezar a hablarse de regeneración. La mujer tiene que asumir su calidad de persona humana, tiene que respetarse a sí misma, tiene que amarse, porque no se puede dar a otro lo que uno no ha empezado por darse a sí mismo”.

En la segunda, trajo consigo el grito inalienable, la voz tajante de LA feminista Simone de Beauvoir:

No se nace mujer: llega una a serlo. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino.

P1000874

Leslie presentando

La tercera llamada la incluyó con un poema de Bessy Reyna que pueden leer aquí, y listo, comienza la música, entran las vaginas, toman asiento y comienzan unas frases sobre el cómo se nombra a la vagina (“órgano reproductor… wey”). Comienza Larissa, su tema; la depilación. Un monólogo interesante, lleno de frases agridulces respecto a los parámetros estéticos que la falta de vello regulan, texto que tocaba temas interesantes como lo son las relaciones, ese injustificado “se revuelca con otras porque tú no lo satisfaces”, una actuación amena para fungir como primer monólogo.

Luego el turno de Martha, la tímida, la que personificaba a una mujer entrada en edad, cuidadosa con su discurso, de esos personajes introvertidos, personaje que le vino como anillo al dedo; uno de los textos más cómicos que, como temática, abordó el tema de la inundación, comparación y exageración retórica de la lubricación vaginal como respuesta a estímulos eróticos, su texto trajo y puso sobre la mesa un final contundente de “ahora me siento mejor de hablarlo con ustedes”, como rompiendo ese silencio tremendísimo, estigma de las mujeres, que es hablar de sí mismas.

P1000992

Larissa y Martha atentas

Karla, que portaba una diadema de cuernos, fue la que habló de ese tabú que existe al mirar la vagina, un monólogo ameno, lleno de comicidad, de situaciones graciosas que generaron explosiones de carcajadas en el auditorio (“y le dije: ¡pues aquí estoy!”).

Tania hizo por igual, un monólogo lleno de claroscuros, de tintes agridulces, de sonrisas y catarsis; una vagina a través de ese vehículo que es la memoria, representando filminas de momentos que quedaron guardados, situaciones que desde muy niña hicieron de la vagina, o mejor dicho “el chuchín”, una protagonista, un ambiente y un paraíso; Tania puso sobre la mesa esa reivindicación de la vagina como espacio para dar placer, para dar autoplacer. No quiero espoilear en caso de que no la haya visto usted, querido lector, sin embargo considero, es uno de los monólogos más contundentes.

P1000990

Karen

Karen continuó; quizás el monólogo más impactante, el más fuerte, el más poético (“Sobre piedras ¡Clítoris!, ¡Clítoris! Piedras”), el de tinte más sombrío, retrato de los estragos de las violaciones, de las vejaciones y el dolor; metáfora del cuerpo como pueblo y cómo se va convirtiendo en un sitio inhóspito, con tierra agrietada y estigmas en el piso.

El turno siguiente fue de Nancy, un monólogo nuevo para el cúmulo de testimonios de Eve Ensler, un monólogo que esta compañera se dio la libertad (bien lograda) de modificar, de plasmar, de esencializar, más que un monólogo, una reflexión que da en el clavo, que cuestiona los roles y las normas que la sociedad ha impuesto a la mujer.P1000995

Posteriormente pasó Daniela, uno de los monólogos de dotes histriónicos más apreciables; toda una joya, habló de la vagina enojada, un texto que rayando a la comicidad busca ese principio de placer de la mujer, un texto que provocó risas al por mayor, de esos que no abogan a ser un discurso panfletario hembrista, sino una revolución equidaria, de un cuerpo que merece y tiene derecho a estar en su comodidad. Daniela, destaco, se preparó bien encontrando una traducción y adaptación del texto original en inglés.

P1010002

Daniela

P1010023

Coral

Finalmente vino Coral, la de dar placer, la de los gemidos, la última participante que de igual forma, generó risas; aquí se hablaba y se retomaba el tema del sexoservicio, del gemido y la no represión a una sexualidad con búsqueda no sólo reproductiva sino con fines placenteros; quizás el monólogo más lúdico, más interactivo, un excelente broche para una función.

En el caso de la primer función, se abrió foro para discusiones y charlas, en la tarde se limitaron las participantes a evidenciar sus puntos de vista y experiencias con sus textos; Leslie, mi compañera querida, leyó un ensayo de tres cuartillas que bien hizo el repaso de la historia del feminismo y la liberación de la mujer.

Dos funciones, recintos llenos, esto debe decirnos algo, algo bueno, esto debe decirnos que no sólo por haber estado a un par de días del 8 de marzo, se deban hacer este tipo de representaciones, no, esto debe decirnos más, debe decirnos del rostro de las muchísimas alumnas en la facultad, de las maestras, de los alumnos y maestros, de todas las personas que asistieron y que en ellos, esta representación, despertó algo… eso debe decirnos bastante.

Ahora bien, es justo mencionar que este evento debe ser el primero de muchos, que este evento debe expandirse en esta sociedad regiomontana, que este evento de las alumnas para las y los alumnos, debe exteriorizarse, debe generar diálogo y charla para que esa palabra… vagina, no sea nunca más, vista como un tabú y para que, aunque el camino sea largo, aunque el proceso sea extenso, todas y todos busquemos elaborar una equidad de género y vivamos en una sociedad en donde el machismo sea sólo un vestigio del pasado.P1010035

Datos de producción:

Actuaciones:

  • Karen Alejandra Santos
  •  Coral Rodríguez
  •  Larissa Villarreal
  •  Daniela Saucedo Garza
  •  Tania Patricia Martínez
  • Karla Andrea Purata
  • Nancy Esther Vázquez
  •  Martha Maltos

Moderadora y presentadora:

  • Leslie Lima

Dirección:

  • Marco Antonio Cárdenas

Música:

  • Gerardo Licón
  • Miguel Ángel Méndez

Imagen y vestuario:

  • Alejandra Camacho

Presentada el 12 de marzo de 2014, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León; organizada por las alumnas del Colegio de Letras Mexicanas.P1000958